Mostrando entradas con la etiqueta Santa Adelaida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Santa Adelaida. Mostrar todas las entradas

viernes, 16 de diciembre de 2016

SANTA ADELAIDA, EMPERATRIZ, 16 DE DICIEMBRE


Hoy 16 de diciembre es la fiesta de Santa Adelaida, emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico




 (ACI).- Santa Adelaida de Borgoña fue esposa del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Otón I. A lo largo de su vida se dedicó a socorrer a los pobres, edificar templos y ayudar a misioneros, religiosos y predicadores.

Asimismo, la emperatriz tuvo grandes directores espirituales, entre ellos varios santos como: San Adalberto, San Mayolo y San Odilón. Este último escribió: "La vida de esta reina es una maravilla de gracia y de bondad".

Adelaida nació entre los años 928 y 933 en el Reino de Borgoña (actual Francia). Fue hija del rey Rodolfo, el cual murió cuando ella tenía 6 años. Muy joven contrajo matrimonio con Lotario, rey de Italia, pero quedó viuda a los 19.

Un usurpador llamado Berengario quiso casarla con su hijo para consolidar su poder, pero cuando Adelaida se negó, la encerró en una prisión y le quitó todos sus poderes y títulos. Sin embargo, ella aceptó todo como venido de las manos de Dios y dedicó varios meses a la oración.


Los carceleros exclamaban: "Cuánto heroísmo tiene esta reina ¡No grita, no se desespera, no insulta. Solo reza y sonríe en medio de sus lágrimas!".

Posteriormente fue rescatada por el rey alemán Oton I, de quien se enamoró y se unió en matrimonio en el 951. Un año después, Otón I fue coronado emperador en Roma por el Papa Juan XI.

Santa Adelaida enviudó nuevamente en el 973 y fue maltratada por su hijastro, el emperador Otón II, que a su vez fue influenciado por su esposa Teofana, procedente de Constantinopla. Al morir Otón II durante una guerra, siendo Oton III muy pequeño, Teofana tomó autoridad como regente y trato duramente a Adelaida.

Por su parte, la Santa decía: "solo en la religión puedo encontrar consuelo para tantas pérdidas y desventuras". Y a pesar del sufrimiento, Santa Adelaida respondía a quienes les trataban mal con bondad y mansedumbre.

Teofana murió tras sufrir una enfermedad en 991 y Adelaida volvió a la corte como regente. Usó su poder para evangelizar y ayudar a los pobres, y construir y restaurar monasterios e iglesias.


Fue para sus súbditos una madre bondadosa y gobernó Alemania con magnanimidad y compresión, ganándose el cariño de la gente. Fundó varios monasterios de religiosos y se preocupó por la evangelización de los que todavía no conocían la religión católica.

Cuando su nieto Otón III se posesionó como emperador, ella se retiró a un monasterio, y allí pasó sus últimos días dedicada a la oración y a meditar en las verdades eternas. Murió el 16 de diciembre del año 999.

La Santa tiene múltiples patronazgos entre los que destacan: patrona de las víctimas de abuso, novias, emperatrices, exilados, prisioneros, segundas nupcias, viudas, entre otros.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

SANTA ADELAIDA, EMPERATRIZ DE ITALIA, 16 DE DICIEMBRE


Adelaida (Alicia), Santa
Emperatriz en Italia, 16 de Diciembre 



Fuente: Arquidiócesis de Madrid 





Emperatriz de Italia

Sesenta y ocho años llenos de agitación en los que una mujer de las importantes quiso y supo ser "testigo" de Cristo. Esta fue Adelaida o Alicia, emperatriz en Italia.


Casada muy joven con el rey de Italia Lotario, se le prometía una vida feliz con su recién nacida hija Emma y probablemente el matrimonio deseaba terminar sus días "comiendo perdices", como se pone fin a los cuentos de princesas y príncipes que probablemente también en su época se contaban. Pero a veces los planes de la Providencia no coinciden con los de los hombres; se complican, van y vienen por tortuosos senderos, en muchas ocasiones imprevistos y en otras muy dolorosos, de los que el Señor sabe sacar mayores bienes. Así pasó.



En realidad toda su vida estuvo envuelta en las turbulencias políticas y militares propias del tiempo. Cuando murió su primer marido sólo tiene dieciocho años y, tan joven, ya es reina, madre y viuda. Otro matrimonio, el segundo, la va a relacionar con la historia de los tres primeros Otones: su marido, hijo y nieto. En su vida están presentes los sufrimientos por cárcel y destierro. También entendió mucho de intrigas de la Corte, de confabulación, de envidias, de traiciones y de falsedades. Inculpablemente tuvo que soportar la incomprensión de propios y extraños porque la ambición y el poder ciega los ojos de los que no son buenos.



Regente emperatriz, retoma funciones de mando en tiempos de Otón III. Ahora muestra con sus obras lo muerta que estaba para sí misma y que la anterior piedad, la de toda su vida, fue un asunto sincero. La emperatriz se dedica a hacer el bien. Protege, socorre y consuela a los necesitados. Considera el poder como una carga para ella y un servicio para el bien del pueblo. No es injusta, ni vengativa con quienes le injuriaron en tiempo pretérito. Muestra esmero infatigable en las tareas de gobierno. Reza, se mortifica y expía por los pecados de su pueblo. Magdeburgo es ejemplo de que propicia el resurgir de los templos.



Tenida por santa, muere en Salces, en la Alsacia, en el 999.

martes, 16 de diciembre de 2014

SANTA ADELAIDA, EMPERATRIZ DE ITALIA, 16 DE DICIEMBRE


Adelaida (Alicia), Santa
Emperatriz en Italia, 16 de Diciembre 


Fuente: Arquidiócesis de Madrid



Emperatriz de Italia

Sesenta y ocho años llenos de agitación en los que una mujer de las importantes quiso y supo ser "testigo" de Cristo. Esta fue Adelaida o Alicia, emperatriz en Italia.

Casada muy joven con el rey de Italia Lotario, se le prometía una vida feliz con su recién nacida hija Emma y probablemente el matrimonio deseaba terminar sus días "comiendo perdices", como se pone fin a los cuentos de princesas y príncipes que probablemente también en su época se contaban. Pero a veces los planes de la Providencia no coinciden con los de los hombres; se complican, van y vienen por tortuosos senderos, en muchas ocasiones imprevistos y en otras muy dolorosos, de los que el Señor sabe sacar mayores bienes. Así pasó.

En realidad toda su vida estuvo envuelta en las turbulencias políticas y militares propias del tiempo. Cuando murió su primer marido sólo tiene dieciocho años y, tan joven, ya es reina, madre y viuda. Otro matrimonio, el segundo, la va a relacionar con la historia de los tres primeros Otones: su marido, hijo y nieto. En su vida están presentes los sufrimientos por cárcel y destierro. También entendió mucho de intrigas de la Corte, de confabulación, de envidias, de traiciones y de falsedades. Inculpablemente tuvo que soportar la incomprensión de propios y extraños porque la ambición y el poder ciega los ojos de los que no son buenos.

Regente emperatriz, retoma funciones de mando en tiempos de Otón III. Ahora muestra con sus obras lo muerta que estaba para sí misma y que la anterior piedad, la de toda su vida, fue un asunto sincero. La emperatriz se dedica a hacer el bien. Protege, socorre y consuela a los necesitados. Considera el poder como una carga para ella y un servicio para el bien del pueblo. No es injusta, ni vengativa con quienes le injuriaron en tiempo pretérito. Muestra esmero infatigable en las tareas de gobierno. Reza, se mortifica y expía por los pecados de su pueblo. Magdeburgo es ejemplo de que propicia el resurgir de los templos.

Tenida por santa, muere en Salces, en la Alsacia, en el 999.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...