Mostrando entradas con la etiqueta San Policarpio de Esmira. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta San Policarpio de Esmira. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de febrero de 2017

ORACIÓN DE SAN POLICARPIO ANTES DE SU MARTIRIO


Oración de San Policarpo antes de su martirio


“Señor, Dios todopoderoso, Padre de nuestro amado y bendito Jesucristo, Hijo tuyo, por quien te hemos conocido; Dios de los ángeles, de los arcángeles, de toda criatura y de todos los justos que viven en tu presencia: te bendigo, porque en este día y en esta hora me has concedido ser contado entre el número de tus mártires, participar del cáliz de Cristo y, por el Espíritu Santo, ser destinado a la resurrección de la vida eterna en la incorruptibilidad del alma y del cuerpo.

 ¡Ojalá que sea yo también contado entre el número de tus santos como un sacrificio enjundioso y agradable, tal como lo dispusiste de antemano, me lo diste a conocer y ahora lo cumples, oh Dios veraz e ignorante de la mentira! Por esto te alabo, te bendigo y te glorifico en todas las cosas por medio de tu Hijo amado Jesucristo, eterno y celestial Pontífice. Por él a ti, en unión con él mismo y el Espíritu Santo, sea la gloria ahora y en el futuro, por los siglos de los siglos. Amén”. 

SAN POLICARPIO, OBISPO DE ESMIRNA, 23 DE FEBRERO


Hoy 23 de febrero la Iglesia conmemora 
a San Policarpo, Obispo y Mártir


 (ACI).- San Policarpo nació hacia el año 70, probablemente al interior de una familia cristiana. Su nombre significa: “el que produce muchos frutos”.

Este Santo fue discípulo del apóstol San Juan y más tarde se convirtió en Obispo de Esmirna (Turquía). Es considerado uno de los obispos más famosos de la Iglesia primitiva. Además, entre sus discípulos y seguidores se encuentran varios Santos como San Ireneo de Lyon y Papías.

Desde su sede en Esmirna alentó a los fieles a seguir el Evangelio y no dejarse llevar por las herejías de los paganos. Así lo confirma el mejor discípulo suyo, San Ireneo de Lyon:

“Él enseñó siempre la doctrina que había aprendido de los apóstoles. Llegado a Roma bajo Aniceto apartó de la herejía de Valentín y Marción a un gran número de personas y los devolvió a la Iglesia de Dios, proclamando que había recibido de los apóstoles una sola y única verdad, la misma que era transmitida por la Iglesia”.

Todo lo que se sabe de San Policarpo antes de su martirio es contado por Eusebio de Cesarea, “padre de la historia de la Iglesia”.

Este cuenta que en una ocasión San Policarpo se dirigió a Roma a dialogar con el Papa Aniceto para ver si podían ponerse de acuerdo en unificar la fecha de fiesta de Pascua entre los cristianos de Asia y los de Europa. Como ninguno se puso de acuerdo, ambos decidieron conservar sus propias costumbres y permanecer unidos por la caridad.

También se conoce de San Policarpo que salió a recibir y besar las cadenas de San Ignacio de Antioquía cuando este se dirigía al martirio, y recibió una carta suya muy admirada por los primeros cristianos.

El día del martirio de San Policarpo fue el 23 de febrero del año 155. Aquel día fue llevado ante el procónsul Decio Cuadrato, quien le dio la oportunidad de dejar el cristianismo. No obstante, San Policarpo se negó y prefirió ser quemado vivo.

“Me amenazas con fuego que dura unos momentos y después se apaga. Yo lo que quiero es no tener que ir nunca al fuego eterno que nunca se apaga”, fueron las palabras del Santo contenidas en el documento de su martirio.

Posteriormente, los verdugos recibieron la orden de atravesar con una lanza su corazón. La Iglesia celebra su fiesta el 23 de febrero.

**********
Biografía de San Policarpio
23 de febrero


San Policarpo era obispo de la ciudad de Esmirna, en Turquía, y fue a Roma a dialogar con el Papa Aniceto para ver si podían ponerse de acuerdo para unificar la fecha de fiesta de Pascua entre los cristianos de Asia y los de Europa. Y caminando por Roma se encontró con un hereje que negaba varias verdades de la religión católica. El otro le preguntó: ¿No me conoces? Y el santo le respondió: ¡Si te conozco. Tu eres un hijo de Satanás!

Cuando San Ignacio de Antioquía iba hacia Roma, encadenado para ser martirizado, San Policarpo salió a recibirlo y besó emocionado sus cadenas. Y por petición de San Ignacio escribió una carta a los cristianos del Asia, carta que según San Jerónimo, era sumamente apreciada por los antiguos cristianos.

El pueblo estaba reunido en el estadio y allá fue llevado Policarpo para ser juzgado. El gobernador le dijo: "Declare que el César es el Señor". Policarpo respondió: "Yo sólo reconozco como mi Señor a Jesucristo, el Hijo de Dios". Añadió el gobernador: ¿Y qué pierde con echar un poco de incienso ante el altar del César? Renuncie a su Cristo y salvará su vida. A lo cual San Policarpo dio una respuesta admirable. Dijo así: "Ochenta y seis años llevo sirviendo a Jesucristo y Él nunca me ha fallado en nada. ¿Cómo le voy yo a fallar a El ahora? Yo seré siempre amigo de Cristo".

El gobernador le grita: "Si no adora al César y sigue adorando a Cristo lo condenaré a las llamas". Y el santo responde: "Me amenazas con fuego que dura unos momentos y después se apaga. Yo lo que quiero es no tener que ir nunca al fuego eterno que nunca se apaga".

En ese momento el pueblo empezó a gritar: ¡Este es el jefe de los cristianos, el que prohíbe adorar a nuestros dioses. Que lo quemen! Y también los judíos pedían que lo quemaran vivo. El gobernador les hizo caso y decretó su pena de muerte, y todos aquellos enemigos de nuestra santa religión se fueron a traer leña de los hornos y talleres para encender una hoguera y quemarlo.

Hicieron un gran montón de leña y colocaron sobre él a Policarpo. Los verdugos querían amarrarlo a un palo con cadenas pero él les dijo: "Por favor: déjenme así, que el Señor me concederá valora para soportar este tormento sin tratar de alejarme de él". Entonces lo único que hicieron fue atarle las manos por detrás.

Policarpo, elevando los ojos hacia el cielo, oró así en alta voz: "Señor Dios, Todopoderoso, Padre de Nuestro Señor Jesucristo: yo te bendigo porque me has permitido llegar a esta situación y me concedes la gracia de formar parte del grupo de tus mártires, y me das el gran honor de poder participar del cáliz de amargura que tu propio Hijo Jesús tuvo que tomar antes de llegar a su resurrección gloriosa. Concédeme la gracia de ser admitido entre el grupo de los que sacrifican su vida por Ti y haz que este sacrificio te sea totalmente agradable. Yo te alabo y te bendigo Padre Celestial por tu santísimo Hijo Jesucristo a quien sea dada la gloria junto al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos".

"Tan pronto terminó Policarpo de rezar su oración, prendieron fuego a la leña, y entonces sucedió un milagro ante nuestros ojos y a la vista de todos los que estábamos allí presentes (sigue diciendo la carta escrita por los testigos que presenciaron su martirio): las llamas, haciendo una gran circunferencia, rodearon al cuerpo del mártir, y el cuerpo de Policarpo ya no parecía un cuerpo humano quemado sino un hermoso pan tostado, o un pedazo de oro sacado de un horno ardiente. Y todos los alrededores se llenaron de un agradabilísimo olor como de un fino incienso. Los verdugos recibieron la orden de atravesar el corazón del mártir con un lanzazo, y en ese momento vimos salir volando desde allí hacia lo alto una blanquísima paloma, y al brotar la sangre del corazón del santo, en seguida la hoguera se apagó".

"Los judíos y paganos le pidieron al jefe de la guardia que destruyeran e hicieran desaparecer el cuerpo del mártir, y el militar lo mandó quemar, pero nosotros alcanzamos a recoger algunos de sus huesos y los veneramos como un tesoro más valioso que las más ricas joyas, y los llevamos al sitio donde nos reunimos para orar".

El día de su martirio fue el 23 de febrero del año 155. Esta carta, escrita en el propio tiempo en que sucedió el martirio, es una narración verdaderamente hermosa y provechosa.

martes, 23 de febrero de 2016

SAN POLICARPIO, OBISPO Y MÁRTIR, 23 DE FEBRERO 2016

Hoy la Iglesia conmemora a San Policarpo, Obispo y Mártir
Por Diego López Marina


 (ACI).- San Policarpo nació hacia el año 70, probablemente al interior de una familia cristiana. Su nombre significa: “el que produce muchos frutos”.

Este Santo fue discípulo del apóstol San Juan y más tarde se convirtió en Obispo de Esmirna (Turquía). Es considerado uno de los obispos más famosos de la Iglesia primitiva. Además, entre sus discípulos y seguidores se encuentran varios Santos como San Ireneo de Lyon y Papías.

Desde su sede en Esmirna alentó a los fieles a seguir el Evangelio y no dejarse llevar por las herejías de los paganos. Así lo confirma el mejor discípulo suyo, San Ireneo de Lyon:



“Él enseñó siempre la doctrina que había aprendido de los apóstoles. Llegado a Roma bajo Aniceto apartó de la herejía de Valentín y Marción a un gran número de personas y los devolvió a la Iglesia de Dios, proclamando que había recibido de los apóstoles una sola y única verdad, la misma que era transmitida por la Iglesia”.

Todo lo que se sabe de San Policarpo antes de su martirio es contado por Eusebio de Cesarea, “padre de la historia de la Iglesia”.

Este cuenta que en una ocasión San Policarpo se dirigió a Roma a dialogar con el Papa Aniceto para ver si podían ponerse de acuerdo en unificar la fecha de fiesta de Pascua entre los cristianos de Asia y los de Europa. Como ninguno se puso de acuerdo, ambos decidieron conservar sus propias costumbres y permanecer unidos por la caridad.

También se conoce de San Policarpo que salió a recibir y besar las cadenas de San Ignacio de Antioquía cuando este se dirigía al martirio, y recibió una carta suya muy admirada por los primeros cristianos.

El día del martirio de San Policarpo fue el 23 de febrero del año 155. Aquel día fue llevado ante el procónsul Decio Cuadrato, quien le dio la oportunidad de dejar el cristianismo. No obstante, San Policarpo se negó y prefirió ser quemado vivo.

“Me amenazas con fuego que dura unos momentos y después se apaga. Yo lo que quiero es no tener que ir nunca al fuego eterno que nunca se apaga”, fueron las palabras del Santo contenidas en el documento de su martirio.

Posteriormente, los verdugos recibieron la orden de atravesar con una lanza su corazón. La Iglesia celebra su fiesta el 23 de febrero.

lunes, 23 de febrero de 2015

SAN POLICARPO DE ESMIRNA, OBISPO Y MÁRTIR, 23 DE FEBRERO

Policarpo de Esmirna, Santo
Obispo y Mártir, 23 de febrero


Por: P. Ángel Amo | Fuente: Catholic.net



Obispo y Mártir

Martirologio Romano: Memoria de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo de san Juan y el último de los testigos de los tiempos apostólicos, que en tiempo de los emperadores Marco Antonino y Lucio Aurelio Cómodo, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna, en Asia, en presencia del procónsul y del pueblo, mientras daba gracias a Dios Padre por haberle contado entre los mártires y dejado participar del cáliz de Cristo (c. 155).
Breve Biografía

San Policarpo, obispo de Esmirna, conoció de cerca al apóstol Juan y a los otros que habían vista al Señor", y fue "instruido por testigos oculares de la vida del Verbo". Por eso él se presenta a nosotros como el testigo de la vida apostólica y como el hombre de la tradición viva "siempre de acuerdo con las Escrituras". Los trozos citados pertenecen a una carta suya a los cristianos de Filipos en Macedonia, que le habían pedido alguna exhortación y la copia de eventuales cartas del santo obispo de Antioquía, Ignacio, del que él había sido amigo.

Policarpo era sobre todo un hombre de gobierno. No tenía la cualidad de escritor y pensador como San Ignacio, ni deseaba como él ser "triturado" por las fieras del circo para "llegar a Dios". Al contrario, se mantuvo escondido "a causa de la humilde desconfianza en sí mismo". Era anciano y sabía que no se podía confiar mucho en sus fuerzas. Pero cuando fue descubierto en un granero y reconducido a la ciudad, demostró la serena valentía de su fe.

Conocemos la conmovedora conclusión de su vida gracias a un documento fechado un año después del martirio de San Policarpo, que tuvo lugar el 23 de febrero del año 155. Es una carta de la "Iglesia de Dios peregrinante en Esmirna, a la Iglesia de Dios peregrinante en Filomelio y también a todas las parroquias de cualquier lugar de la Iglesia santa y católica". Es una narración muy importante bajo el aspecto histórico, hagiográfico y litúrgico. A1 procónsul Stazio Quadrato, que lo exhorta a renegar de Jesús, contesta moviendo la cabeza: "Desde hace 86 años lo sirvo y nunca me ha hecho ningún mal: ¿cómo podría blasfemar de mi Rey que me ha redimido?". "Te puedo hacer quemar vivo", insiste el procónsul. Y Policarpo: "EL fuego con que me amenazas quema por un momento, después pasa; yo en cambio temo el fuego eterno de la condenación".

Mientras en el anfiteatro de Esmirna se está quemando vivo, "no como una carne que se asa, sino como un pan que se cocina", el mártir eleva al Señor una estupenda oración, breve pero intensa: "Bendito seas siempre, oh Señor; que tu nombre adorable sea glorificado por todos los siglos, por Jesucristo pontífice eterno y omnipotente, y que se te rinda todo el honor con él y con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos". De improviso ese cuerpo quemado quedó reducido a cenizas. "A pesar de esto – escribe el autor de esa carta, que recomienda hacer leer a las otras Iglesias – nosotros recogimos uno que otro hueso, que conservamos como oro y piedras preciosas".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...