Mostrando entradas con la etiqueta San Pedro Canisio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta San Pedro Canisio. Mostrar todas las entradas

miércoles, 21 de diciembre de 2016

ORACIÓN A SAN PEDRO CANISIO


Oración a San Pedro Canisio



Dios todopoderoso, que has derramado por toda la creación reflejos de tu infinita belleza y bondad, haciendo el hombre a tu imagen y semejanza, tanto amas a quienes se entregan totalmente, que nos los pones como modelo, quieres que les veneremos y haces innumerables beneficios y milagros por su intercesión. Por ellos y mediante tu siervo San Pedro Canisio te rogamos nos concedas (mencionar aquí la petición) y con ello una mayor correspondencia a tu amor.

Amén

SAN PEDRO CANISIO, DOCTOR DE LA IGLESIA, 21 DE DICIEMBRE


Hoy 21 de diciembre es la fiesta de San Pedro Canisio, 
Doctor de la Iglesia



 (ACI).- San Pedro Canisio fue un teólogo jesuita holandés declarado Doctor de la Iglesia, llamado "el segundo evangelizador de Alemania" después de San Bonifacio, así como el "martillo de los herejes" debido a que criticaba los errores de los protestantes con claridad y elocuencia.

Asimismo, es venerado como uno de los creadores de la prensa católica y el primero de muchos escritores prestigiosos de la Compañía de Jesús.

Nació en Nimega, Holanda en 1521. A los 19 años, consiguió la licenciatura en teología, y para complacer a su padre se especializó en derecho.

Sin embargo, tras realizar algunos ejercicios espirituales con San Pedro Favro, que era compañero de San Ignacio de Loyola, se entusiasmó por la vida religiosa y prometió a Dios hacerse jesuita.

Fue admitido en la comunidad y los primeros años de religioso los pasó en Colonia, Alemania, dedicado a la oración, el estudio, la meditación y la ayuda a los pobres. Fue muy caritativo y amable con las personas que discutían con él, pero tremendo e incisivo con los errores de los protestantes.

Pedro Canisio tenía una especial cualidad para resumir las enseñanzas de los grandes teólogos y presentarlas de manera sencilla para que el pueblo pudiese entender. Logró redactar dos Catecismos, uno resumido y otro explicado. Estos dos libros fueron traducidos a 24 idiomas y en Alemania se propagaron por todo el país.

En los treinta años de su incansable labor de misionero recorrió treinta mil kilómetros por Alemania, Austria, Holanda e Italia. Parecía incansable, y a quien le recomendaba descansar un poco le respondía: "descansaremos en el cielo".

Fundó colegios católicos en muchas ciudades de Alemania para formar religiosamente a los alumnos. Además, ayudó a establecer numerosos seminarios para la formación de los futuros sacerdotes en el país.

Falleció en Friburgo el 21 de diciembre de 1597 después de tener una visión de la Virgen María. El Papa Pío XI, después de canonizarlo, lo declaró Doctor de la Iglesia en 1925.

lunes, 21 de diciembre de 2015

SAN PEDRO CANISIO, DOCTOR DE LA IGLESIA, 21 DE DICIEMBRE


Pedro Canisio, Santo
Doctor de la Iglesia


Doctor de la Iglesia, 21 de diciembre 


Por: P. Ángel Amo | Fuente: Catholic.net 



Doctor de la Iglesia

Martirologio Romano: San Pedro Canisio, presbítero de la Orden de la Compañía de Jesús y doctor de la Iglesia, que, enviado a Alemania, se dedicó con ahínco a defender la fe católica y a confirmarla con la predicación y los escritos, entre los que sobresale el Catecismo, y encontró el reposo de sus trabajos en Friburgo, población de Suiza. ( 1597)
San Pedro Kanijs nació en Nimega, Holanda, en 1521, y puede ser definido como un hierrro colocado entre el yunque y el martillo, es decir, blanco de la irritación que su clara predicación suscitaba en los ambientes protestantes, y de la malevolencia que la envidia le procuraba entre los mismos compañeros de religión. Hijo del alcalde de Nimega, Pedro Kanijs, latinamente Canicius, tuvo la posibilidad de frecuentar óptimas escuelas: derecho canónico en Lovaina y derecho civil en Colonia.

En esta ciudad le gustaba pasar el tiempo libre en el monasterio de los cartujos. Nadie sospechaba que el joven abogado, al que el padre le habia garantizado apoyo en su profesión, llevara debajo del vestido un cilicio. La lectura del breve opúsculo de los Ejercicios Espirituales, que hacía poco había escrito San Ignacio, determinó el cambio decisivo de su vida: terminada la piadosa práctica en Maguncia bajo la dirección del Padre Faber, entró en la compañia de Jesús y fue el octavo jesuita en profesar los votos solemnes. En la joven congregación pudo cultivar sus estudios preferidos y su amor por la erudición; a él se debe la publicación de las obras de San Cirilo de Alejandria, San León Magno, San Jerónimo y Osio de Córdoba.

Vivió en pleno clima de reforma y contrarreforma. Tomó parte activa en el concilio de Trento, como teológo del cardenal Truchsess y consejero del Papa. Se distinguió por la profundidad de su cultura teológica, por su celo y actividad, pero también por el espíritu concialiador. San Ignacio lo llamó a Italia, luego lo envió a Sicilia a fundar el primero de los famosos colegios, después a Bolonia a enseñar teología, para volverlo a enviar a Alemania, en donde durante treinta años, como superior provincial, empleó sus mejores energias en una época tan difícil marcada por la ruptura de la iglesia protestante. Se lo llamó con razón segundo apóstol de Alemania (el primero fue San Bonifacio).

Como escritor no sólo se dedicó a las obras de erudición, sino también y sobre todo a las catequéticas, adaptando la enseñanza a las capacidades de pequeños y de grandes. San Pio V le ofreció el cardenalato, pero Pedro Canisio 1e pidió al Papa que lo dejara en su humilde servicio a la comunidad, empleando el tiempo en la oración y en la penitencia. Murió en Friburgo (Suiza) el 21 de diciembre de 1597. En 1925 fue canonizado y declarado doctor de la Iglesia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...