Mostrando entradas con la etiqueta San Juan Neumann. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta San Juan Neumann. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de enero de 2017

SAN JUAN NEUMANN, OBISPO DE FILADELFIA, 5 DE ENERO


Hoy 5 de enero es fiesta de San Juan Neumann, Obispo de Filadelfia en Estados Unidos



 (ACI).- “No me he arrepentido jamás de haberme dedicado a la Misión en América”, escribió una vez el misionero San Juan Neumann, cuarto Obispo de Filadelfia en Estados Unidos y fundador del primer sistema de educación católica en este país. La fiesta de este gran religioso redentorista se celebra cada 5 de enero.

Neumann nació en Bohemia, actual República Checa, en 1811. Acudió a la escuela en Budweis y allí ingresó al seminario en 1831. Cuando ya había completado su preparación para ser ordenado sacerdote, su obispo decidió que no realizaría allí más ordenaciones.


Juan escribió a diversos obispos, pero ninguno quería por el momento sacerdotes. Sin embargo, el Santo no se desanimó, aprendió inglés trabajando en una fábrica y así pudo escribir a los obispos de Estados Unidos.


El Obispo de Nueva York aceptó ordenarlo y por ello tuvo que dejar a su familia y amigos para ir a una tierra lejana. En Estados Unidos se convirtió en uno de los 36 presbíteros para 200 mil católicos y su parroquia abarcaba desde Ontario hasta Pensilvania.

La mayor parte del tiempo la pasaba visitando los poblados, escalando montañas para visitar a los enfermos, enseñando en cabañas y tabernas y celebrando la Misa en la mesa de la cocina.

Con el tiempo sintió el llamado a ingresar a una comunidad religiosa y formó parte de los redentoristas. Hizo su profesión en Baltimore en 1842. Se destacó por su piedad y amabilidad. Gracias a su conocimiento de seis idiomas estuvo apto para el trabajo en la sociedad estadounidense de aquel tiempo, donde también había muchos migrantes.

En 1847 fue nombrado visitador de los redentoristas en Estados Unidos. Al término de su servicio, sus hermanos religiosos estaban mejor preparados para ser una “provincia o inspectoría religiosa” autónoma. Hecho que se concretó en 1850.


El. P. Neumann fue ordenado Obispo de Filadelfia en 1852. Organizó un sistema diocesano de escuelas católicas y se convirtió en el fundador de la educación católica en el país. Asimismo, fundó las Hermanas de la Tercera Orden de San Francisco para enseñar en las escuelas y construyó más de 80 iglesias durante su episcopado.

San Juan Neumman era de corta estatura y aunque nunca tuvo una salud robusta, realizó una gran actividad pastoral y literaria. Escribió muchos artículos en revistas, periódicos católicos, publicó dos catecismos y hasta una historia de la Biblia para escolares.

Un 5 de enero de 1860, con tan solo 48 años de edad, se desplomó en la calle y partió a la Casa del Padre antes de que pudieran darle los últimos sacramentos. Fue beatificado en 1963 por Papa Pablo VI y canonizado en 1977 por el mismo Pontífice.

lunes, 5 de enero de 2015

SAN JUAN NEPOMUCENO NEUMANN, OBISPO Y FUNDADOR, 5 DE ENERO DEL 2015


Juan Nepomuceno Neumann, Santo
Obispo y fundador, 5 de enero. 


Por: P. Ángel Amo. | Fuente: Catholic.net




Sacerdote Redentorista, Obispo y fundador de las Hermanas Terciarias Franciscanas

Martirologio Romano: En la ciudad de Filadelfia, del estado de Pensilvania, en los Estados Unidos de Norteamérica, san Juan Nepomuceno Neumann, obispo, de la Congregación del Santísimo Redentor, quien se distinguió por su solicitud a favor de los inmigrantes pobres, ayudándoles con sus consejos y su caridad, así como en la educación cristiana de los niños (1860). 

Fecha de canonización: 19 de junio de 1977 por el Papa Paulo VI

Juan Nepomuceno Neumann nació en 1811 en Prachatitz, entonces parte del Imperio Austro-Húngaro, hoy población checa. Juan fue el tercero de una familia de seis hijos. Durante los estudios de filosofía, realizados con los cistercienses, su afición eran las ciencias naturales tanto que pensó en estudiar medicina, pero, motivado por su madre, ingresó al seminario.

En el año 1831, mientras estudiaba teología en el seminario de Budweis se interesó vivamente por las misiones y decidió dedicarse a la evangelización en América. 

Habiéndole llegado la hora de la ordenación sacerdotal, su obispo la defirió por tiempo indefinido. En esas circunstancias decidió partir para Estados Unidos, invitado por el obispo de Filadelfia. Desde Budweis escribió a sus padres: “Mi inalterable resolución, hace ya tres años acariciada y ahora próxima a cumplirse, de ir en auxilio de las almas abandonadas, me persuade de que es Dios el que me exige este sacrificio... Yo os ruego, queridos padres, que llevéis con paciencia esta cruz que Dios ha puesto sobre vuestros hombros y los míos.” 

Llegó a Nueva York en 1836, siendo ordenado sacerdote ese mismo año en la catedral de San Patricio. Inmediatamente se le destinó a la región de las cataratas del Niágara. Movido por un deseo de mayor entrega a Dios e impresionado por la eficacia del apostolado realizado por los misioneros redentoristas, quienes intentaban establecerse en aquellas tierras, pidió ser admitido en la congregación. Como redentorista ejerció el ministerio sagrado en Baltimore. Fue nombrado sucesivamente vicario del provincial, consejero, y finalmente superior de comunidad, en Filadelfia.

Estando esta ciudad, fue nombrado obispo de Filadelfia. En su labor pastoral, ideó un plan llamado sistema de escuelas parroquiales para dotar a cada parroquia con una escuela católica; en sus ocho años de episcopado se abrieron setenta escuelas. En el centenario de su muerte, celebrado en Pennsylvania en el año 1960, fue reconocido por el Senado como hombre insigne, pionero y promotor del sistema escolar católico de Estados Unidos.

Entre 1854 y 1855 se ausentó de su diócesis para ir a Roma en visita “ad límina”. El 8 de diciembre recibió la gracia de estar presente en la basílica de San Pedro cuando el papa Pío IX proclamó solemnemente el dogma de la Inmaculada Concepción. A él correspondió sostener el libro en el que el Papa leyó las palabras de la proclamación del dogma. 

De regreso a su diócesis llevó a cabo un permiso recibido del papa Pío IX: recibió los votos religiosos de tres mujeres que pertenecían a la tercera orden de San Francisco y convirtió su asociación en congregación religiosa: las Hermanas Terciarias Franciscanas, para quienes redactó unas constituciones. Murió en 1860. Fue beatificado en 1963 y canonizado en 1977 por el papa Pablo VI.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...